Chupe de Camarones, Sopita de río y leche

Río arriba o río abajo, en los caudales del sur o también en el norte chico, deliciosos camarones se alimentan y crecen en nuestras aguas caudalosas. Los peruanos hemos ideado maravillosas formas de prepararlos, dado que, su sabor, cae bien de muchísimas maneras. Pero es sin duda esta la mejor manera de degustarlos. Hágalos sustancia, hécheles ajíes, mézclelos con queso y sírvalos con leche. Al final tendrá usted un plato típico de Arequipa, una vianda que se come sola en Ica o Supe, una sopita deliciosa que resalta en nuestras viandas por su imponente sabor y presencia ¿tienes dudas? fíjese en la foto y lo habremos convecido.

Patache, Poderosa Sopa del Lunes

Cuando usted lo lea lo sencillo de este plato de seguro lo incluirá en su rutina del lunes. Por que eso sí, el Patache es caldo de lunes. Y lunes lo comen en Huancayo, en Ayacucho, en Huancavelica; regiones centrales, vecinas y hermanas de nuestro terruño, que comparten un poquito de sus orígenes de indomables Chankas, y tierras de belleza contrastante, fria y andina. Como comparten recetas poderosas como estas, que combinando granos nutritivos y carnes frescas y secas, con una hierbita muy buena, engreída de nuestra culinaria y el chuno de uso ancestral, conciben un plato simple, muy nutritivo y peruanísimo.

Caldo de Gallina, sopita para los ánimos

No hay nadie en nuestra tierra que no admita que en circunstancias de desánimo corporal… solo un caldo de gallina le alivió los malestares. Después de noches de celebración o amanecidas laborales, a la salida de un matrimonio, para empezar el día con energía: que si uno no se levanta con un caldo de gallina, no hay más remedio que valga. Historias y anécdotas tejidas alrededor de una vianda reparadora, calientita, sustanciosa. Sopitas de madrugadas y amanecidas, no hay hora fija, el caldo de gallina es 24 horas y es así como se vende en las ciudades del terruño y como se sirve en las mesas de los pueblos.

Aguadito de Pollo, Sopa de toda ocasión

“Quédate para el aguadito” es una frase que con frecuencia usamos los peruanos. El aguadito, suele ser, uno de esos platos que se sirven contundentes en las horas tempranas. Es un desayuno reparador, un entremés de madrugada, la sopa tardía de las reuniones, el banquete sencillo que se comparte en las jaranas masivas, un almuerzo de los pobres. Y que bueno es, y cuanto sabor encierra, esta sopa deliciosa. Pollo, culantro, choclo, arroz, algunos dicen que el aguadito es un arroz con pollo que se quedo a medias y como sabía igual de rico, se empezó a comer así. Le dejamos la receta para que la disfrute y la comparta.

PATASCA, sopa de motes tiernos

En las zonas altas de nuestro terruño, donde el frío abruma en las mañanas, que bien cae tempranera, esta sopa acalorada. Preferida a la hora del desayuno, muy abundante y caliente, la patasca o mondongo es una delicia reservada para cocineros con paciencia. Sus ingredientes básicos: el mondongo y la patita de una vaca, deben hervir lo suficiente para quedar suaves y darle el sabor necesario al caldo que será acompañado de mote tierno y buenas hierbas. Pero la paciencia siempre será recompensada, cuando al final de la preparación usted se siente a degustar un sabor original que mezcla insumos tan andinos como el mote, perejil, hierba buena, papas y ajíes, que mezclados resultan simplemente deliciosos. No tiene que madrugar para prepararla, pruebe invitándola en el almuerzo o durante la cena, de preferencia en un día frío. Y ahora que le dejamos la receta, tan solo falta que se anime.