Soltero de Queso, ensalada arequipeña

Cebolla y habas, choclo y queso. Solo conociendo los primeros ingredientes usted también podrá deducir que un plato parecido a este, no se encuentra así no más en cualquier mesa del mundo. Peruanísimo es. Muy arequipeño, también. Aunque en Cuzco también existe un soltero que lleva más habas que queso. El soltero es entrada sureña, entonces y andina también. Aunque cae tan fresco y ligero en climas no necesariamente fríos. Si lo come sin papas es un excelente potaje de dieta, nutritivo, liviano. Le va bien a muchas comidas y entre los comensales… no tiene pierde. Así que razones ya no hacen falta dar, aquí está la receta solo anímese a preparar.

Rissotto de Camarones, arroz delicioso

El rissotto no tiene origen peruano, no. Aunque no hay duda que arroceros, los peruanos si que somos. “Mucho arroz” siempre dicen los visitantes, aunque sin quejarse, por que ¿quién podría quejarse de nuestros sabores en la mesa?. Camarones es algo que nuestros ríos arrastran bondadosamente, en zonas del sur, principalmente, y por el norte chico en el otro lado de las zonas proveedoras. No se olvide del perejil, un toque de sabor que representa también lo peruano.

Adobo, chanchito en chicha

Adobo, chanchito en chicha

Básicamente un adobo en la cocina es una mezcla en la que debe reposar la carne, un aderezo, un aliño, una sazón. En nuestra tierra llamamos adobo a la carne de cerdo que ha dormido en chichita (así, con cariño), aquella bebida de maíz fermentado que le debemos a nuestros ancestros andinos, y algunos condimentos y hierbas que a la mañana siguiente, y después de cocidos, dan como resultado un plato delicioso, jugoso, diferente. Este es un plato madrugador y dominguero, de allí que se sirva con panes y te.

Sarsa de Lechón: cebollitas, tomatitos, perejil…

Sarsa de Lechón: cebollitas, tomatitos, perejil…

La sarsa peruana, tan simple y fresca, es generalmente un complemento delicioso de nuestras comidas, generalmente. Acompaña a nuestros frejoles, a la carapulcra costeña, a nuestros tamalitos de domingo. En Arequipa, arrebosada con trozos de patita sancochada deja de ser complemento y se convierte en una entrada exquisita… ahora imagínela con trozos de un lechoncito hornado, con papita cocida, con habitas, adornitos de perejil y salpicados de rocoto… una entrada deliciosa, peruana, sencilla, pero de lujo y para cualquier ocasión.

Chupe de Camarones, Sopita de río y leche

Río arriba o río abajo, en los caudales del sur o también en el norte chico, deliciosos camarones se alimentan y crecen en nuestras aguas caudalosas. Los peruanos hemos ideado maravillosas formas de prepararlos, dado que, su sabor, cae bien de muchísimas maneras. Pero es sin duda esta la mejor manera de degustarlos. Hágalos sustancia, hécheles ajíes, mézclelos con queso y sírvalos con leche. Al final tendrá usted un plato típico de Arequipa, una vianda que se come sola en Ica o Supe, una sopita deliciosa que resalta en nuestras viandas por su imponente sabor y presencia ¿tienes dudas? fíjese en la foto y lo habremos convecido.

Papita a la Huancaína, la crema irresistible

Cuentan que el origen de este platillo deslumbrante no es muy lejano. Allá en la época en que se construía y empezaba a usar la vía del ferrocarril del centro, las mujeres de Huancayo, comerciantes hábiles y oportunas, empezaron a ofrecer viandas para los hambrientos obreros o peregrinos. Entre sus ofrecimientos destacó siempre la papita a la que adicionaban una mezcla de rocoto y queso molidos en morteros.”La papa de la Huancaína” decían los que probaban y se rendían ante la mezcla. Hoy le decimos Papa a la Huancaína, por que es sin duda de la tierra incontrastable, que nos dio uno de las entradas más exitosas entre los peruanos, más extrañadas entre los lejanos, mas deliciosos entre nuestras viandas. Esta vez le traemos dos recetas paralelas: la de la auténtica papa de la huancaína, la que nació en el centro peruano en la época del ferrocarril y la convencional, la que ha cambiado con el tiempo y los aportes de otros también curiosos peruanos de otras zonas.

Trucha en salsa del Valle del Mantaro

En los ríos de las alturas del Perú y en nuestras lagunas, las truchas tenían sus hogares. De allí las obtenía el hombre de los andes que imposibilitado de comer del mar por las distancias, descubrió que el sabor de este pez de aguitas dulces era indiscutiblemente delicioso. Arriba, en esas mismas alturas, muy cerca a los ríos y lagunas, crecen hierbitas bondadosas. Buenas para mil y un malestares, cada una de nuestras plantitas aromáticas, tiene un sabor y una presencia que llega a hacer deliciosa y típica una sopa, una carne, una salsa. Así es la naturaleza de este plato, de truchas y aromas de altura, de las alturas del Valle del Mantaro, creación contemporánea de una huancaína enamorada de los sabores de su tierra que nos regala hoy la receta de una nueva delicia de la comida peruana.

Patache, Poderosa Sopa del Lunes

Cuando usted lo lea lo sencillo de este plato de seguro lo incluirá en su rutina del lunes. Por que eso sí, el Patache es caldo de lunes. Y lunes lo comen en Huancayo, en Ayacucho, en Huancavelica; regiones centrales, vecinas y hermanas de nuestro terruño, que comparten un poquito de sus orígenes de indomables Chankas, y tierras de belleza contrastante, fria y andina. Como comparten recetas poderosas como estas, que combinando granos nutritivos y carnes frescas y secas, con una hierbita muy buena, engreída de nuestra culinaria y el chuno de uso ancestral, conciben un plato simple, muy nutritivo y peruanísimo.