Martalizarraga marzo 19, 2019

Las patatas panaderas al horno son una excelente guarnición para acompañar nuestros platos. Sobre todo, si estos son elaborados con carne o pescado. Su textura es realmente tierna y jugosa, prácticamente se deshacen en la boca

Esta guarnición es recomendable servirla bien caliente. Puede prepararse el día anterior a utilizarla o unas horas antes de preparar nuestros platos.

Si ya la tenemos preparada, para que quede como recién hecha, podemos hornearla justo antes de servirla durante unos 20 minutos a 180º. Así las patatas quedarán doradas y más apetitosas si cabe.

Vayamos con la receta. Tardaremos aproximadamente una hora y media en hacerla. Es muy sencilla.

Patatas panaderas

Patatas panaderas al horno

Ingredientes (para cuatro personas)

  • 4 patatas de tamaño medio
  • Una cebolla y un diente de ajo
  • 100 mililitros de vino blanco
  • Hierbas secas o frescas, a tu elección. Por ejemplo: tomillo, romero o perejil.
  • Pimienta negra recién molida
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra

Elaboración de las patatas panaderas al horno

Primero, pelamos las patatas y las cortamos en rodajas finas, de unos tres milímetros de espesor. Esto puede hacerse con un cuchillo o con una mandolina. Con este último utensilio quedaran todas del mismo grosor.

En segundo lugar, pelamos la cebolla y la cortamos en tiras finas.

Después mezclamos las patatas y la cebolla en una bandeja de horno. Así quedarán amontonadas en pocas capas. Es recomendable que la bandeja sea grande para que no se amontonen y así puedan cocinarse mejor.

Precalentamos el horno a 160º C

Pelamos y picamos el ajo. También se puede rayar si no te gusta encontrarte trocitos de esta planta, pero aun así te gusta el sabor que aporta.

A continuación, ponemos en un bol pequeño la pimienta negra recién molida, sal, las hierbas que hemos elegido (romero, tomillo, perejil…) y unas cuatro cucharadas de aceite de oliva. No obstante, podemos poner otra cantidad si así lo consideramos.

Tras hacer esto, mezclamos todo y lo vertimos sobre las patatas y la cebolla. Lo removemos todo muy bien para que se impregnen con la mezcla.

Cubrimos la bandeja por completo con papel de aluminio y la introducimos en el horno, a media altura. A continuación, lo ponemos a hornear durante una hora, para que las patatas queden tiernas y confitadas.

Si queremos ir más rápido

Aunque indudablemente como mejor quedan es al horno, no siempre disponemos del tiempo suficiente. Para eso existen estas dos alternativas:

Las patatas se pueden cocinar en un recipiente apto para microondas. Durante unos doce minutos o hasta que veamos que están tiernas.

Asimismo, también se pueden freír para conseguir ese punto tierno.

Si se han cocinado al horno

Cuando haya pasado la hora en el horno, las destapamos y añadimos vino blanco. A continuación, subimos el horno a 180º y las cocinamos durante unos veinte minutos o hasta que veamos que comienzan a tener zonas doradas.

Si se han freído o cocinado en el microondas

Este último paso deberá de hacerse poniendo las patatas en una bandeja de horno.

Listo. Ya tenemos nuestra exquisita guarnición.

Otra manera de cocinar las patatas: patatas asadas gratinadas

 

 

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies