Pachamanca a la Olla, festín de sabores

Pacha es tierra y manka olla. La Pachamanca en nuestra tierra es la experiencia gastronómica máxima. Una vianda generosa y festiva, un ritual milenario que se celebra entre el hombre y la Pachamama y que se comparte celebrando y agradeciendo al suelo por la vida que obtenemos a través de los alimentos. Pero no todos tenemos ni la sabiduría milenaria, ni la experiencia, ni el espacio donde cavarle una olla a la tierra. Por existe la Pachamanca a la olla, para que alguien como usted, que está lejos, no se quede sin disfrutar de este festín de alimentos muy de propiedad de nuestra cultura. Allí queda la receta, no se comunicará usted con el ritual a la tierra, pero si con su cultura y los sabores que se desprenden de ella. Provecho.

Pachamanca a la Olla, festín de sabores
  • Pachamanca a la Olla, festín de sabores
    Valorar este post

Comparte en tus redes sociales:

Url de la Receta

Ingredientes

2 kilos de carne de su elección, pueden ser chancho, pollo, res, cordero.
1/4 de taza de ají panca molido
1/2 de taza de vinagre tinto
Media cucharadita de pimienta
1 taza de chicha de jora
Dos cucharaditas de huacatay molido
Hojas de hierbabuena
2 cucharadas de ajo molido
Un chorrito de aceite
Camotes
Papas
Habas

Receta:

    Ingredientes

    2 kilos de carne de su elección, pueden ser chancho, pollo, res, cordero.
    1/4 de taza de ají panca molido
    1/2 de taza de vinagre tinto
    Media cucharadita de pimienta
    1 taza de chicha de jora
    Dos cucharaditas de huacatay molido
    Hojas de hierbabuena
    2 cucharadas de ajo molido
    Un chorrito de aceite
    Camotes
    Papas
    Habas

    Preparación

    Una noche antes combinar el ají panca con el vinagre, ajos, pimienta, chicha huacatay y aceite. Ese aderezo se le agrega a la carne cortada en trozos que se deja macerar toda la noche.

    En una olla de barro de preferencia se acomoda la carne macerada y el jugo. Sobre ella se colocan las hojas de hierba buena y luego las papas, luego los camotes y luego las habas. Todo eso debe ser cubierto con pancas de choclo, tapado totalmente y cubierto con un paño o mantel para asegurarse que quede totalmente sellado. Se cocina durante una hora a fuego alto.

    Se sirve disponiendo las carnes, camotes, papas y habas. Se puede acompañar con humitas dulces.

    xdadmin

    anterior
    Seco a la Huachana, sabor de norte
    siguiente
    Qapchi, manjar de queso
    anterior
    Seco a la Huachana, sabor de norte
    siguiente
    Qapchi, manjar de queso

    Añade tu comentario