Martalizarraga abril 2, 2019

Vamos a preparar un riquísimo solomillo de cerdo en salsa. Una excelente receta, en la que esta carne tan jugosa se fusiona de maravilla con el queso.

Nos harán falta muy poco tiempo e ingredientes. Además, podremos prescindir el horno y hacerla directamente en la sartén.

Para elaborarlo suele usarse queso roquefort, pero podemos cambiarlo por el que más nos guste.

Vamos a ver cómo hacerlo. Tardaremos un cuarto de hora más o menos.

Solomillo de cerdo en salsa

Solomillo de cerdo en salsa

Ingredientes (cantidades para 4 comensales)

  • 2 solomillos de cerdo
  • 300 mililitros de nata para cocinar
  • 200 gramos de queso (roquefort o él que prefiramos)
  • Un chorrito de coñac o brandy
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite de oliva

Elaboración

Primero, limpiamos los solomillos, eliminando los trozos más grandes de grasa y los nervios que tengan. A continuación, los cortamos en medallones (de unos dos centímetros de grosor). Los salpimentamos.

Seguidamente, ponemos un chorrito de aceite en una sartén bien grande. Lo calentamos en fuego alto y sellamos los medallones de solomillo de cerdo. En este paso, debemos dejar que agarren color por fuera pero que por dentro queden crudos; así evitamos que se resequen. Cuando lleguemos a ese punto, reservamos en un plato.

En esa misma sartén, agregamos un chorrito de brandy (o coñac). Esperamos a que hierva, para que se evapore el alcohol y después bajamos la potencia del fuego. Seguidamente, añadimos la nata, el queso rallado (el que hayamos elegido) y una pizquita de sal.

Mezclamos todos los ingredientes hasta que veamos que han quedado bien integrados entre sí, formado una masa homogénea.

Ahora, ha llegado el momento de añadir los medallones del solomillo de cerdo. Seguidamente, mezclamos para que impregnen bien de la salsa de queso y dejamos que se cocine con fuego suave durante unos 5 minutos más. Ese tiempo bastará para que haya una perfecta fusión entre los sabores de la salsa y del solomillo y para que este último termine de cocinarse en su interior. Teniendo cuidado de no pasarnos, ya que quedaría muy seco.

Finalmente, emplatamos y espolvoreamos con un poco de pimienta recién molida por encima. Esto le dará un maravilloso toque final y un color muy atractivo a la salsa.

Es aconsejable servirlo inmediatamente después de que se haya terminado de cocinar.

Buen provecho.

Otra receta que te puede interesar: Solomillo de cerdo al Pedro Ximenez

 

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies