xdadmin agosto 13, 2018

Lavar, pelar y cortar las verduras al gusto (yo no pelo ni los calabacines, ni las berenjenas) e ir friendo por separado. Conforme voy friendo lo voy poniendo en una cazuela y por último pongo el tomate. Se mezcla todo bien y se deja un ratito en el fuego para que se mezclen todos los sabores.
Mi madre lo llamaba “Fritailla de los pobres”, porque según ella, la de los ricos era igual, pero además lleva trozos de magro.
Para acompañar cualquier carne o pescado, con huevo frito o sola, está muy buena.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies